Desde los bosques de Palermo se largó el IV Gran Premio Argentino de Baquets